Hacemos silencio, Hacemos confort

Hacemos silencio, Hacemos confort

lunes, 14 de octubre de 2013

Ruido: Un enemigo silencioso

La exposición prolongada a niveles de ruido altos daña las células de la cóclea. Uno de los primeros efectos fisiológicos de exposición a niveles de ruido altos, es la pérdida de audición en la banda de frecuencias comprendida entre los 4 KHz a 6 KHz; si la exposición al ruido es constante, las células nerviosas del oído interno se ven gravemente afectadas, por lo que la pérdida de audición es irreversible.
Un prolongado tiempo de exposición al ruido pueden ocasionar serios efectos tales como: aceleración del pulso, aumento de la presión sanguínea y estrechamiento de los vasos sanguíneos. Pudiendo ocasionar además una sobrecarga del corazón causando secreciones anormales de hormonas y tensiones musculares.  El efecto de dichas alteraciones se muestra en forma de nerviosismo, cansancio mental, frustración, dificultad en el desempeño laboral, entre otras. Existen también indicios  de alteraciones mentales y emocionales como irritabilidad, fatiga y mal comportamiento, conflictos interpersonales entre el personal expuesto al ruido.
Existe otro tipo de pérdida de audición causada principalmente por el envejecimiento. En general se empieza a perder audición a partir de los 20 años. Es un proceso natural llamado PRESBIACUSIA, que se hace mucho más evidente a partir de los 50 años.



Eucaliptos 198 y Francisco Montalvo.
Teléfono: 02 - 2247 578 (Fijo) / 0984779727 (movistar / whatsapp)
Quito- Ecuador